D-topia Entertainment subió hace unos días a su canal de YT una actuación en directo de Saori destiny. Es una canción de su disco del año pasado. Yo la he descubierto con el mini de este año, aunque algunos de sus fans dicen que les gustaban las producciones más complejas de sus discos anteriores, pero yo creo que prefiero el toque mainstream del nuevo simplemente porque, sin salirse de su sonido, todo juega a ser más concreto y realmente si necesito “expansiones expresivas” del estilo musical, ya se donde mirar.

 Supongo que la razón por la que he tenido que recordarme a mi mismo que tenía que enlazar esto tiene algo de reacción a lo que colocas dentro del parámetro de los estereotipos. Los dos primeros minutos juegan demasiados con otras sombras, espectros que siempre están presentes en su música, rave cutre al principio, J-Pop con todos sus tics, música de baile con sonidos de instrumentos reales, cuando a mi lo que me interesa supongo es el sonido como reflejo de digamos la fantasmagorías del mundo de consumo, el trayecto a través de los impactos de los mundos de publicidad con su promesa de deseo sublimado, los reflejos, los brillos, los destellos, el trasbordo de un espacio a otro, la aglomeración de colores, olores, formas, la sensación de poder saltar de uno a otro, de poder encontrar tu camino, tu forma de ser a través de ellos, que supongo es como interpreto la voz, dentro del mundo de riffs, repeticiones y espirales de sonido.

No es que crea que eso pueda realizarse, ni creo que el mundo de escaparates, servicios y consumos personalizados logra producir esos efectos, ni siquiera en su presentación, ni creo que estos estén libres de subterfugios o que la posibilidad de un trayecto sea posible, como demostraba Harun Farocki en uno de sus documentales, un gran centro comercial se organiza a través de líneas de tránsito que son optimizadas (la línea de la mirada y el foco de visión) para que los clientes se encuentren con los productos y no se pierdan en lugares donde no sean expuestos a más de estas presentaciones. Pero esa sensación de aceleración, anticipación, vértigo y de salto (y la ilusión de control durante, sobre todo el proceso) sigo experimentándola. De modo que me pregunto que se puede hacer realmente con esto, si es propio o inculcado, si se ha de renunciar a ello o se ha de sacar del ámbito del consumo.... Supongo que ilustrativo de todo esto puede resultar este PV de capsule (desde la (auto)moción a la sensación de ingravidez y seguridad en el abismo pasando por cómo llamamos a todo esto “futuro” o nuestra proyección a través del lenguaje o los medios publicitarios (desde el cartel al videowall pasando por el spam):

 

Archivo del blog