Conductor de primera


De no producirse retrasos, este volumen se publicará el mes que viene. Algunas trayectorias y temas que ahora parecen converger en este término me han acompañado al menos durante la última década en distintas historias, escenas, lecturas, a veces solapándose, otras escapando en tangentes, como ruido de fondo o en inmersión activa. CCRU, Kodwo Eshun, Kode9, realismo especulativo, etc.

Vista la recepción-demolición que el manifiesto padeció el año pasado, supongo, este libro (paradójicamente) osificará el concepto tanto para detractores como nuevos partidarios. También este trabajo de recopilación puede servir para pensar, que pasada la actividad (provechosa o no) que genere, sería conveniente ponerse a buscar cosas nuevas.

  Coincide casi en el tiempo con la publicación del nuevo disco de Florian Hecker, la segunda de su trilogía de colaboraciones con Reza Negarestani. Los libretos de las tres piezas están disponibles de un modo u otro, y si se quiere, se puede entrever en ellos la transición que el propio filósofo ha estado experimentando. La llegada de lo que la gente llama su período “racionalista”, que si no demasiado diferente en temática con su periodo anterior, si lo es en cuanto a tono (según los rumores la razón por la que su segundo libro anunciado desde hace años y muy asentado en aquel período, nunca termina de materializarse). De las quimeras, interpolaciones entre distintas especies animales que surgen de los gradientes de la degradación de la materia, a una conferencia de Willfrid Sellars (1, 2).

Su actual posición se puede encontrar explicada con claridad meridiana (y todavía con tiempo para lanzar pullas a los “enemigos”, no sólo el “marxismo kitsch” sino también la filosofía orientada a los objetos o gente como Bruno Latour) en estos dos artículos (1, 2) de reciente publicación y que nos llevan de vuelta al libro del que parte esta entrada.