(20 + 20) x 2012



Listas de fin de año. En realidad supongo que muy trabajadas y muy difíciles de entender si no se explican. Pero eso es problemático. Ya que cada vez pienso más que lo que hago es irrelevante. O que parezco no encajar en ningún lado. O que debería estar haciendo otra cosa.

Como casi todos los años, dos listas, una de canciones y otra de discos. Veinte posiciones en cada una, aunque el número de referencias suele ser mayor. Este año, en el que, en general me siento bastante desubicado, frustrado e incapaz, pueden asignar dos valencias distintas a cada una de ellas: la de canciones, en la que supongo no conocerán gran cosa, no responde demasiado a influencias de gatekeepers habituales (radio mainstream o nacional, revistas, sitios web, corrientes de opinión en foros y redes sociales). Su ausencia en otras listas, su “no existencia”, se puede entender como un gesto crítico, aunque simplemente están escogidas por haberlas escuchado mucho, intuir algo en ellas o estar en mi cabeza por un motivo u otro, no siempre positivo (por ejemplo, Miguel). Puede entenderse entonces, que la lista no es representativa, y que uno simplemente vota lo que escucha, de modo que el número de canciones de un determinado estilo implica la intensidad con la que se ha vivido. Eso es mentira: hay cinco canciones idol pero había preparado una lista de treinta, hay muchas canciones de afrobeats (algunas de las cuales me encantan) pero que tratan de evidenciar la coyuntura histórica más que lo importantes que han sido en mi vida.

La lista de discos, por supuesto no puede ser tan aventurada y descansa completamente en las recomendaciones de otra gente, comunidades, desconocidos con afinidad afectiva. Algunos los  he escuchado muchas veces sin grandes problemas, otros me parecieron una mierda y después sin interés alguno puesto sobre ellos, me resultaron fascinantes, otros simplemente me parecían viscerales y esa vivacidad era lo único que me hacía salir de mi ensimismamiento (pista: ninguno de ellos con guitarras), otros son intuiciones, otros apenas los he escuchado de modo que son una mera apuesta o una declaración de intenciones (caja de Wandelweiser, Lonnie Holley, discos de grabaciones históricas de John Cage). Algunos me parecen más fascinantes por las interpretaciones críticas con los que han sido recibidos o por mis propios intentos de entenderlos. El primer caso es el de Keith Rowe o Kendrick Lamar, el segundo por ejemplo, el de Laurel Halo, que parten de un par de comentarios bastante críticos sobre el disco leídos en Twitter, identificando la fascinación crítica por el disco por su artisteo “indie”, además de una entrevista radiofónica con la autora explicando su gestación en un periodo de aislamiento surgido de su mudanza a New York (interioridad y soledad entre la multitud, son rasgos definitorios de lo moderno). De modo que la idea era interpretar el disco en esa dirección: el arreglo electrónico es usualmente pacífico y bonito, el arreglo vocal (lo humano) tendiendo a la disonancia y el desgarro. Lauren Berlant tiene un término que no había escuchado antes, pero puede servir para entender este fetiche: trauma theory.

“And yet: at a certain degree of abstraction both from trauma and optimism the sensual experience of self-dissolution, radically reshaped consciousness, new sensorial, and narrative rupture can look similar; the subject’s grasping toward stabilizing form, too, in the face of dissolution, looks like classic compensation, in which the production of habits that signify predictability defends against losing emotional shape entirely”.

Lauren Berlant “Cruel Optimism” (pág. 44)

Es decir, jugar con la idea de si un disco expresivo, lleno de interioridad es una mera sublimación de la experiencia del trauma y su presentación para el consumo, más allá de las causas que provocan dicho trauma. Pero sin tampoco estar equivocada, esta idea no es suficiente. Halo menciona en alguna parte cinco otras influencias en el disco, tan disparatadas, que desbaratan la posibilidad de esta lectura y lo orientan más, en concreto hacia la sobremodernidad. Nunca llegué a nada con esto, pero si se fijan, prácticamente es la única cosa que he explicado.

No hay ningún tipo de orden en la presentación. La de discos si se fijan simplemente sigue el orden de la de The Wire por el número de coincidencias. Algunos discos están agrupados en pareja y pienso que no aparecerían por si solos, por ejemplo Lee Gamble con Uncle Dugs. En ocasiones es mero capricho. Si por alguna razón extraña se preguntan por la inclusión de algo (o por su exclusión) los comentarios sirven para eso también. Algunas son complicadas de exponer: Izukoneko fue la inesperada banda sonora de un día en el que deambulé por la ciudad que se supone que habito como si no la hubiera visto en diez años y asaltado por los mismos sentimientos de anticipación y futuro (sin cumplir) de hace más de una década. Lo que quiera que signifique eso. También puedes responder “Nyan-nyan-nyan” cuando ella lo diga. Quizá tengan problemas buscando las canciones japonesas pero tampoco creo que las busquen. En general no creo que sean listas bien cuajadas, pero en todo caso en ese sentido, el de fracaso, concuerdan con el mood general. También podría haber pasado de este engorro.


Discos

Laurel Halo “Quarantine”/ Scott Walker “Bish Bosch”

Jakob Ullmann “Fremde Zeit – Addendum”

Jason Lescalleet “Songs About Nothing”

CC Hennix & The Chora(s)san Time-Court Mirage “Live At The Grimm Museum Volume 1”

Kendrick Lamar “good kid, m.A.A.d. city”

Michael Pisaro & Toshiya Tsunoda “Crosshatches”

Rhodri Davies “Wound Response”

Lee Gamble “Diversions 1994-1996”/ Uncle Dugs “Rinse:20”

Swans “The Seer”

DJ Rashad “Teklife Vol.1: Welcome To The Chi”/Traxman “Da Mind Of Traxman”

Bee Mask “Vaporware/Scanops” (también pueden incluir “el” disco si les apetece)

Mark Fell como Sensate Focus

Kevin Drumm “Relief”

Laurie Spiegel “The Expanding Universe”/Pauline Oliveros “Tape And Electronic Music 1961-1970”

Ruff Sqwad “White Label Classics”/ Royal T “Rinse Presents Royal T”

LinQ “Love in Qushu” + ESPECIA “Dulce EP”

Chromatics “Kill For Love”

Farrah Abraham “My Teenage Dream Ended”

Keith Rowe “September”/ Radu Malfatti “darenootodesuka” / Varios “Wandelweiser und so weiter”/ John Cage Shock Vol. 1-3 (más los dos primeros que el tercero)

Lonnie Holley “Just Before Music”


Canciones

Miguel “Adorn”/ Jennifer Hudson ft. Ne-Yo “Think Like A Man”

Popcaan “only man she wants”

BABYMETAL “Iine”/ “Headbangeeeeerrrrr!!!!!”

LinQ “Sakura Monogatari” (+“Sakura Kajitsu”, pero esa está incluida en el disco)

C4 “Off Track”/ JME “96 Fuckries” (realmente la segunda no)

Busy Signal “Come Over”

Himekyun Fruits Can “Koi No Binetsu”

Titica “Olha o Boneco”/ Power boyz “Tchuna Baby”/ Os Kazumbis ft. Cabo Snoop “Kagado”

FFK “Loveaholic”/ Seven Days 2 “Angry Boo”

D’Banj “Oliver Twist”

B.Traits ft. Elisabeth Troy “Fever”/ Mosca ft. Kathy B “What You Came For”

Konshens “Gal A Bubble” + “Do Sumn”Baby Cham ft O “Wine” + “Tun Up”/ I-Octane “Love Di Vibes”/ Potential Kid “Yah Suh Nice”

Angel Haze “New York” (seguro sobre la intérprete, inseguro sobre la canción)

Atumpan “The Thing”/ Lizha James ft Perola “Leva Boy”/ Bracket ft. Wizkid “Girl”/ Buk Bak “Kolom”/ Davido “Dami Duro”/ Olu Maintain “NAWTI”/ May7ven “Ten Ten”/ Guru “Lapaz Toyota”/ MSAWAWA ft. Dr. Popzin and Singil “Sodlimali sense kanje”/ Naeto C “I Gentle”/ Stay Jay “Twaame Lala”/ Iyanya “Kukere”/ Sauce Kid ft. Davido “Carolina”/ Fuse ODG “Antenna”/ D-Black ft. Joey B “Vera”

Chief Keef “Love Sosa”

SENSE “Happy Time Good Life”

RDX “Jump”/ Mr. Vegas “Bruk It Down”

Mary Angel “Everyday Happydays!!”

Ian Crause “The Song of Phaethon”

Izukoneko “JuPiter girL”/ “rainy irony”/ “nostalgie el”